31 de julio de 2008

Alimentándose de desgracias

Hace tiempo que vengo observando que en televisión tienen como fin inflar sus audiencias a base de introducir muertes y desgracias que pasan en el mundo. Uno de los principales programas son “Esta mañana” presentado por Inés Ballester que cada día la misma historia, desgracias de verano. Tratan temas como el cáncer de piel por tomar el sol, muertes en accidente en operaciones salida, los peligros de las piscina y todo el tipo de desgracias veraniegas, más que nada para sugestionar a las pobres marujas que ven la tele por la mañana y claro luego están deprimidas y no me extraña que luego estén encima de sus hijos y nietos con una sobre protección exagerada.

Luego está “Gente” que entre prensa rosa y desgracias se lleva la palma, de lo que podríamos denominar tele-basura. Aquí puedes enterarte de la cantidad de muertes que hay en el país, de las mujeres que maltratadas o de bebés que se caen desde un tercer piso. Vale que hay que informar, pero no es lo mismo informar que llevar la información hasta el morbo puro, acaso no tienen un límite o simplemente no tienen escrúpulos y cada vez se tiende más a buscar lo más oscuro de la sociedad, entre estos programas y el sensacionalista de Chuky, perdón quería referirme a Pedro Piqueras es para coger y hacer un suicidio colectivo. ¿Es lógico que se permita hacer este tipo de programas? El día que eso ya no den audiencia estas desgracias se buscará el asesinato en directo rollo snap-movie.

Esto es ya una exageración además seguro que aprovechándose de la incultura de la gente ni les pagan o les hacen firmar cualquier contrato en que pone que ceden todos los derechos de su imagen etc. etc. etc.…

1 comentario:

Vintage Lady dijo...

Es bien cierto, estamos llenos de ese tipo de informaciones que levantan el morbo e incluso a veces pienso que pueden incluso inducir a la depresión en algunas personas, especialmente adolescentes. Es una forma que tienen de mantener la atención del televidente, de aquellos a los que nunca les pasa nada, que se aburren en sus casas de las grandes ciudades, o en los pueblos solitarios. No se, creo que se pasan muchísimo. Nos inducen a creer que afuera pasan cosas terribles, que no debemos fiarnos, que ... etc etc. Yo no veo estos programas porque me incendio de enfando contra los que utilizan la televisión para ganar audiencias de esta forma y muchas veces deformando la realidad o no hablando de los temas acuciantes sin tanto morbo y sin tanto tabú muchas veces. Es triste que hallamos llegado a este punto. El miedo, la inseguridad, el temor... es lo que vende.

Saludos.