13 de octubre de 2014

Maratón Auditori Sitges '14: una sesión con sabor a decepción


Hablar del Festival de Cinema Fantàstic de Sitges es hablar de  cine, miedo, monstruos, terror, sangre, violencia, vísceras, zombies, gore y todo aquello que hace, que esta pequeña localidad del Garraf, se llene de miles de amantes del género de terror y la ciencia ficción.

Uno de los puntos fuertes de la programación del festival son los maratones de cine. Estas maratones congregan a espectadores que normalmente, como es mi caso, compran las entradas a ciegas, ya que no se saben los títulos hasta uno o un par de días antes de la proyección.

La demanda de entradas es tal, que hace necesario sellar un pacto entre la organización del festival y el espectador. En este pacto el espectador se compromete a asistir y disfrutar de las películas del maratón, año tras año y la dirección ofrece el material necesario para este disfrute. En ocasiones este pacto se pasa por alto y acabas pensándote si asistir el año próximo a este fantástico festival.

Llevo desde 2010 yendo a las maratones del festival de Sitges y para ser sincero, mi opinión es siempre en referencia a los maratones, no al festival entero. Ya que por desgracia no puedo disfrutar de toda la semana y tengo que conformarme con asistir al maratón que pone el punto y final al Sitges Film Festival.

Siempre había ido al maratón del auditorio de los Jardines del Retiro, y siempre de las 5 proyecciones algunas te gustan más y otras menos. Esta vez he cambiado de sitio y he ido al Auditori del Hotel Melià por probar y ha salido rana. El cartel era el siguiente:

Agatha, una joven con parte del cuerpo y la cara quemada hace de nexo de unión entre las dos caras diferentes de los actores de Hollywood. El ocaso y la decadencia de una estrella en la ciudad de los sueños, que en ocasiones se rompen.



Los Peterson reciben la visita de David Collins, un soldado que compartió emplazamiento con su Caleb su hijo fallecido en Afganistán. La llegada de David a la vida de los Peterson será un punto de inflexión en la vida de esta típica familia americana.


La historia de la Princesa Kaguya es una película de animación, que narra la historia de un cortador de bambú y una extraña princesa que nace de un brote de bambú. Y es un petardo de película.



Film protagonizado por Michael C. Hall, actor que encarnó a Dexter. Una noche Richard mata un hombre que asalta su casa, a raíz de ese incidente la vida de Richard da un giro en el que se ve envuelto en un asunto muy retorcido.


Scarlett Johansson desnuda, seduciendo a hombres para que caigan en una trampa líquida. El nivel de los diálogos es de P4. No sé cómo explicar esta película. Es una de esa proyecciones experimentales, para las que no estoy preparado y el 90 % de las personas que la ven tampoco. 


536 minutos de cine sentado en una butaca, sin descanso entre film y film, se pueden hacer muy, muy largos. De las cinco películas que se proyectaron, Maps to the Stars podría encajar perfectamente en la programación de pelis del sábado por la tarde de Antena3 o Tele5.

The Guest y Cold in July son películas de acción y suspense, que entretienen durante todo el rato con las aventuras de sus protagonistas pero que para el festival de Sitges me parecen flojas. Under the skin cubre la cuota de cine fantástico y experimental que se entiende muy bien en el contexto del festival, gusten o no, siempre son interesantes de ver. El petardo del maratón fue La historia de la Princesa Kaguya.

La historia de la Princesa Kaguya es como un capítulo de Doraemon de 136 minutos, pero sin gato cósmico. El espectador de mi derecha roncaba como un troll y la pareja de mi izquierda desapareció a los 10 minutos de empezar la tortura. El cine de animación japonés tiene grandes títulos y este no se encuentra entre ellos. Quizá Ángel Sala, director del festival, perdió una apuesta y tuvo que incluir este petardo nipón en la programación.

En conclusión el maratón del Auditori de este año era apto para mayores de 12 años y no lo dejo en 7 por las tetas que salen de vez encuando en las películas. El año que viene volveré al Retiro, si el nivel sigue bajando, tendré que plantearme si reducir mi presencia en el festival a la Zombie Walk. Que sabes perfectamente lo que vas a ver y nunca defrauda.

(Fotos e imágenes sitgesfilmfestival.com)

2 comentarios:

Carlos Fdz. Rovira dijo...

Totalmente de acuerdo en que lo mejor de todo el maratón era ver a Scarlett Johansson en porretas. Porque el artículo va de eso, no?

Lluís López dijo...

Más o menos jejejeje!!