13 de noviembre de 2008

Decide morir con 13 años

La niña Hannah Jones con tan sólo 13 años de edad ha decidido negarse a que le trasplanten un corazón, firmando así su sentencia de muerte.
A Hannah le diagnosticaron una leucemia atípica a los 5 años y fruto de la quimioterapia y la medicación su joven corazón sufrió daños irreparables. Después de pasar dos veces por quirófano sin éxito y pasar tanto tiempo en los hospitales ha rechazado el posible trasplante de corazón, y sus padres la apoyan a pesar de que les ha estado apunto de costar la pérdida de la tutela de la menor. Cuando vi a los padres por televisión la primera impresión que me dieron fue que eran unas personas derrotadas, abatidas y superadas por las circunstancias, evidentemente están pasando por una situación muy dura y llevan ocho años de médicos y sufriendo por la salud de su hija, fruto de ese sufrimiento y la frustración han decidido tirar la toalla y acceder a la voluntad de la niña. Bajo mi punto de vista muy personal y aunque suene duro esos padres han fracasado como tal y prefieren que muera la niña y sus problemas con ella antes de seguir luchando, ya se sabe:"muerto el perro se acabo la rabia".
Hasta ahora hablaba como persona pero las siguientes palabras las pienso como padre de una niña de dos meses. Me parece mentira que esos padres no hayan sido capaces de darles más esperanza a esa niña y hacerle ver todas las cosas bonitas que se puede perder por no querer luchar un poquito más yo por mi parte daría la vida por mi hija si fuera necesario y supongo que estos padres también con lo que comprendo menos que accedan a los deseos de Hannah. Además creo que el deber de un padre es intentar por todos los medios que su hija viva quiera ella o no. Sé que este articulo dista bastante del que escribí sobre la eutanasia, pero una cosa es tener una enfermedad terminal, haber agotado todos los cartuchos y no tener ninguna esperanza de vida y otra muy distinta es rendirse, no tener ganas de luchar un poco más y hacerse un trasplante que le puede cambiar la vida.
Vuelvo a decir que seguro que mis palabras suenan muy duras e incluso algo crueles, pero bajo mi punto de vista la vida de un niño es sagrada y me niego a creer que esa niña no quiera seguir viviendo, si no quiere vivir es porque no ha visto las cosas maravillosas que hay en la vida y está sugestionada por los ocho años de martirio que lleva sufriendo y no tiene ni un recuerdo feliz de su vida, ahora imaginaros que se arrepiente y accede al trasplante y llega a tener una vida casi normal. Que pensaríamos entonces, "menos mal que lo hizo" ¿no? Vale que esta vida es en algunas ocasiones una mierda pero también hay cosas por las que vale la pena luchar y vivir, sacar los dientes y decirle a la muerte que se espere unas décadas más que aún no llego la hora.

4 comentarios:

O.C.B dijo...

Yo aqui no tengo una opinion definida. A la niña aunque la pongan un nuevo corazon, seguira teniendo leucemia y si no se lo ponen pues la pobre morira.

Ademas no tengo hijos para poder dar una opinion con razones puesto que no se que se puede llegar a sentir por un hijo. Lo puedo intuir pero no llegar a sentir.

Lo que yo creo es como tu dices, los padres y la niña ya no quieren luchar mas. Se han abandonado.

No puedo juzgar su decision porque nunca (y espero que nadie tenga nunca que decirdir esto porque es horrible) he estado en ese caso de ver a mi hija sufriendo durante tanto tiempo.

FaZeR dijo...

Hola OCB !! la verdad que es un caso muy crudo y espero como tu dices que nunca nadie tenga que platearse eso y menos a los 13 años. Está claro que los toros desde la barrera se ven diferente y que siempre es más sencillo decir yo haría o yo habría hecho que no tener que tomar la decisión.
Respecto a lo de la leucemia yo diría que la niña ya está curada pero no estoy seguro, por mucho que busco noticias para ampliar mi conocimiento del caso no acaban de dar todos los datos, ya que antes de escribir sobre algo me gusta informarme bien para no meter la pata demasiado. Si la niña fuera mayor de edad no habría ninguna polémica pero ya se sabe que a veces la gente es bastante morbosa y desagtradable.
Besos y cuidate mucho.

Marta dijo...

Como tu dirias este es un tema peliagudo.... :D pero como tu ya sabes yo pienso que lo que le pasa a esa niña es que no ha tenido una infancia feliz y que tampoco le espera una larga y bonita vida ya que igual le trasplantan el corazon pero, igual que en otros casos el hecho de haberse sometido a quimios y radioterapias se te joden otras cosas y para ella ahora es el corazón, pero que será mañana? los pulmones, el higado, los riñones...
Una cosa te lleva a la otra, por eso yo respeto la opinión de esa niña y la de los padres al dejar que ella decida si tiene más ganas de seguir luchando.
Aunque si decidiera seguir adelante desde aquí le mandaría toda la energía positiva para seguir adelante.
Decida lo que decida espero que sufra lo menos posible.

FaZeR dijo...

Me encanta que opines diferente que yo así queda latente que no coacciono tus comentarios jejejeje!!!! Ahora en serio yo creo y asi lo he intentado plasmar lo mejor que he podido mis pensamientos y mis ideales en este artículo y en otros anteriores, pero en lo que respecta a este caso hay que tratalo con la máxima objetividad pero ne ha sido imposible ya que al tratarse de una niña et tema se torna más complejo, eso si a día de hoy sigo pensando que mientras hay vida hay esperanza y si hay una ínfima posibilidad de que la vida de esa niña sea lo más parecida una vida normal debería de operarse. Besotes XD!!!